Sí a la Vida

Susana Saucedo del Campo

el amor Susana Saucedo

El Amor

Toda la vida nos pasamos buscando y logrando el amor. Siempre mirando afuera en vez de mirar adentro. Y ese es el problema a todos nuestros males.

“Si no nos amamos a nosotros mismos es difícil amar a los demás.”

Empecemos por nosotros, por empezar a amarnos, a cuidarnos. Empezar a escuchar lo que queremos, observar lo que sentimos y no que siempre estamos dispuestos para los demás y nos olvidamos de nosotros mismos y todo por ser reconocidos, amados. Y lo hacemos porque es una necesidad básica.

Sí, así es, nacemos ya con esa necesidad, la de ser apreciados, queridos y por ello desde niños elegimos hacer una cosa u otra sólo para que nuestros padres nos quisieran y ahora de adultos hacemos lo mismo, nos relacionamos igual, a nivel inconsciente, y eso ya no nos sirve pues somos mayores. Por eso nos sentimos mal cuando nuestra pareja o nuestros padres no nos dan lo que queremos y todo es porque queremos que nos amen.

¿Cuántos adultos parecen niños con sus parejas o con sus padres? ¿Te sientes identificado?

Te enfadas con tu pareja porque no se acerca a ti a darte algún cariño porque lo necesitas pero no lo pides y como lleváis tanto tiempo el otro lo tiene que adivinar y hacerlo. ¿Te suena?

Más de uno me ha venido a consulta con este tipo de problemas, con que su pareja no satisface sus necesidades, le dan esa responsabilidad a la pareja. ¿Por qué no empezamos a asumir nuestra propia vida y empezamos a amarnos, a pedir lo que necesitamos, a expresar lo que queremos, lo que sentimos y dejamos de jugar a las adivinanzas? Todo resultaría más fácil.

Empecemos a comunicarnos primero con nosotros, descubramos lo que queremos. Y después podremos pedir a nuestra pareja, que no pasa nada porque pidamos, lo que no es sano es que entremos en los chantajes emocionales para conseguir lo que queremos y al final la relación de pareja pende de un hilo porque esperamos que el otro cubra las necesidades de uno mismo.

¿Por qué esperas a que otro haga lo que puedes hacer tú?  Ámate.

Cuando uno se ama, se cuida entonces se respeta y respeta al otro.

Cuando uno se ama se siente completo y no va buscando la media naranja pues uno ya está completo y lo que busca es otra naranja completa.

Cuando uno se ama se siente radiante, lleno, rebosa de amor y alegría y lo único que quiere es dar y compartir y entonces se entrega a los demás de una forma sana, sin chantajes, ni esperando nada a cambio. Compartimos el amor que tenemos por nosotros mismos con los demás.

Elige vivir por y para tu bien, cuídate, nútrete, ámate.

 

Tómate un momento para contemplar el amor, lo que significa para ti, dónde lo sientes, cómo respondes a él y lo más importante la forma en que lo das.

 

 

En calendario podrás ver cuando comienza el curso «Amarse» para conseguir amarte a ti mismo y así, apuntarte cuanto antes.

Susana Saucedo del Campo 

Psicóloga – Psicoterapeuta Humanista.

Susana Saucedo • 8 enero, 2017


Previous Post

Next Post

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *