Sí a la Vida

Susana Saucedo del Campo

La enfermedad es un regalo Terapeuta en madrid
4

La enfermedad es un regalo

La fibromialgia, tener migrañas o incluso un cáncer, con ello me estoy refiriendo a cualquier síntoma o enfermedad que nos pasa, no hay que verlo como algo malo sino como una oportunidad que la vida te está poniendo para crecer, para sanarte.

Hay algo que no acaba de funcionar en alguna área de tu vida y por eso la enfermedad viene a mostrártelo. Realmente es un regalo.

Dejar de ver ese acontecimiento como un problema y aceptarlo como parte de nuestro camino, de nuestro crecimiento. Sé, que es difícil de verlo cuando uno está con esos dolores constantes uno y otro día, y uno ya está agotado y lo único que quiere es que le quiten ese dolor como sea. Por eso, todo lo que te voy a decir es algo diferente a lo que has oído en relación a tu enfermedad, y que hará que cambie, que ya no tengas tantos dolores, vas a poder recuperar tu vida, tu día a día como lo era antes, sólo depende de ti de lo abierto que estés para recibir la información.

El síntoma es una manifestación externa de una parte tuya interior que no has querido o no has podido atender. Si la vida nos lo trae, es que estamos preparados para ello. No es sólo que podemos superarlo, sino que de alguna manera nos apoya en nuestro camino.

En el camino siempre hay desafíos, no están ahí para que los vivamos de forma traumática, sino para que sigamos evolucionando.

Pero ¿qué pasa cuando nos sucede algo? Vamos corriendo a la pastilla mágica que nos quite el dolor, el sufrimiento, no queremos pasarlo mal. En el momento te alivia pero ¿qué pasa pasado unas horas, unos días o quizás unos años? ¿Dónde te encuentras? Vuelves a ese momento de sufrimiento, a ese momento que no miraste y que quisiste tapar con la pastilla. ¿Qué quiero decir con todo esto? Que simplemente cuando nos suceda algo en nuestra vida, paremos, escuchemos qué nos está pasando, qué me quiere decir eso que me sucede. Y entonces todo cambiará, porque aquello que no queremos en nuestra vida por mucho que lo rechacemos más fuerte se hace y permanece contigo. Por lo que os invito a que empecéis a mirarlo, y lo acojáis en vuestro corazón. Decir Sí, sí a lo que me está pasando, Sí a mi Vida tal y como es y veréis como algo cambia en vuestro interior.

No hay nada que se pueda reprimir, si lo reprimes de una forma se expresará de otra. La enfermedad es la expresión inconsciente de una parte tuya que no te has permitido expresar o que decidiste reprimir.

La vida te está hablando a través de tu cuerpo. Párate un momento y observa qué te quiere decir la enfermedad.

El proceso siempre empieza en el presente, que es nuestro punto de poder. En el presente escogemos, creamos el futuro y también cambiamos el pasado. No podemos cambiar los hechos, pero sí nuestra opinión sobre ellos y esto tiene un valor infinitamente mayor que cambiar los hechos, ya que estos tienen más realidad como metáforas que como hechos en sí.

La misión de la enfermedad es llevarnos a la curación pero no nos dejamos guiar. En lugar de dirigir la mirada hacia donde nos indica la enfermedad, lo que tendemos a hacer es mirarla incansablemente, a ella o al tratamiento. Y eso es lo que hago en consulta con una persona que acude con una enfermedad. Le hago ver lo que le quiere decir la enfermedad, que la escuche.

Es un proceso de acompañamiento ya que uno cuando se entera que tiene una enfermedad no le agrada y entra en contacto con sus miedos, llevándole a un estado de ansiedad y a veces de depresión. Por ello, es importante que acudan a un psicólogo cuando se enteran que tienen una enfermedad, ya que necesitan de un espacio, para poder expresar lo que les pasa, mostrar sus emociones, sus miedos y luego poder mirar a la enfermedad para poder curarse. Y de esta manera también descargan a sus familiares y la forma de relacionarse con ellos será otra.

El acudir al psicólogo es empezar a ver la vida con otras gafas. Es empezar a relacionarnos sin el miedo y de una forma más sana, sin hacer daño al otro ni a uno mismo.

La terapia le permite a la persona verse y darse cuenta de lo que le pasa, de cómo lo hace para crear y manifestar el síntoma a través de su realidad. Es un proceso de permitir a la persona que se dé cuenta de ciertos aspectos de sí misma. Cada persona sabe lo que le pasa aunque no sea consciente de ello y además, tiene dentro de sí misma todos los recursos que necesita para sentirse mejor.

Cuando una parte de tu vida te llama la atención, es porque quiere que se la prestes. Así, que te invito a que busques ese momento para ti, para escucharte. Tú tienes la solución a tu enfermedad, sino sabes cómo hacerlo acude a un profesional para que te ayude a conectar contigo y no para que te quite los síntomas.

En el momento de aceptar y darte cuenta de cuál es el proceso que ha creado el síntoma, después que hayas descubierto qué era lo que estabas haciendo que lo mantenía y hayas dejado de hacerlo, pueden suceder dos cosas en relación con tu enfermedad, estás curado o bien la enfermedad ha dejado de ser importante.

Si estás pasando por una enfermedad, o estás sufriendo algún tipo de dolor puedes ponerte en contacto conmigo, estaría encantada de poderte acompañar en este proceso. Me puedes escribir al correo psicologa@susanasaucedo.com o también te puedes poner en contacto conmigo por medio del formulario de contacto de mi página web.

Enfermedad

Susana Saucedo • 14 marzo, 2016


Previous Post

Next Post

Comments

  1. Gema Martíz 17 marzo, 2016 - 12:30 pm Reply

    ¡Cuánta verdad, Susana! A veces se confunde ACEPTAR con RESIGNARSE, y no es lo mismo. Aceptar la enfermedad como esa experiencia que necesitamos vivir en este momento de nuestro desarrollo no supone resignarse a ella y no hacer nada para mejorarla. La terapia es abordar el tema desde una perspectiva mucho más amplia que la del mero síntoma. Gracias por recordárnoslo con tanta belleza.

    • Susana Saucedo 1 abril, 2016 - 8:38 pm Reply

      Gracias Gema por tus palabras.
      Como bien dices la enfermedad es una experiencia que necesitamos vivirla. De nosotros depende si queremos mirarla y ver lo que nos muestra o mirar para otro lado y quejarnos por lo que nos pasa. El quejarse también está bien, es parte del proceso, es necesario que nos enfademos primero y expresemos lo injusto que puede ser y por qué a mi y demás cosas que se suelen decir, eso es lo sano, no hay que sentirse culpables por pensarlo, pero una vez que lo expresamos luego mirar a la enfermedad, a ver qué te quiere decir y no quedarse enganchado en la queja y en el pobrecito de mi.

  2. Yensis 21 marzo, 2016 - 5:45 pm Reply

    Hola Susana. Me encanta la página. Gracias por tu charla. Lo que he leído me ha ayudado a sentir un poco de paz. Lo de la aceptación es todo un reto y lo de dejar fluir también! Reconozco que si quiero haya apertura en mi vida primero tengo que aceptarla tal y como es. Iré a por ello! Ah…lo de las enfermedades …cierto. El cuerpo grita lo que la boca calla. Enhorabuena por tu blog. Saludos!

    • Susana Saucedo 1 abril, 2016 - 8:14 pm Reply

      Gracias Yensis por dejarme el primer comentario con respecto a la web y al artículo. Efectivamente el Sí a la Vida es todo un reto, no es fácil pero sólo con decir Sí, algo se afloja y empiezas a fluir ya que estamos en apertura y aceptando lo que es. La vida es como es. Cuando lo experimentes ya me contarás! Yo lo veo en la práctica con las constelaciones familiares, ves como cambia todo con sólo decir Sí. Y lo he sentido en mi y cada día lo pongo en práctica y por eso quería transmitirlo. Me parece que con esta web dejo mi huella en este mundo tecnológico con mi Sí a la Vida!
      Me alegro que te haya llegado.

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *